www.viaeromanae.com

LAS VIAS ROMANAS DEL MEDITERRÁNEO

Hay quien dice que la Comisión Europea nunca tira puntada sin hilo.  Y esta vez se ha tomado en serio el empleo del hilo invisble (internet) para tejer los proyectos de cooperación y desarrollo cultural uno de cuyos ejemplos más elocuentes, en el marco de INTERREC-II, llamado a una espectacular difusión, es el de la identificación y puesta en valor de las Vías Romanas del Mediterráneo con las obras de arte monumentales (arcos, calzadas, puentes) y las obras muebles (miliarios, altares, estatuas) que se conservan en los museos de sus itinerarios.

El proyecto surgió a iniciativa de las regiones de Francia (Languedoc-Rosellón) España (Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía) e Italia (Umbria, Toscana, Lazio) surcadas por las vías Aurelia-Emilia-Julia-Domicia-Augusta, que unían Gades (Cadiz) con Roma, en uno de los ejes principales del Imperio hasta el extremo de Occidente y que ahora se amplia hasta el extremo de Oriente con  la incorporación al programa de Grecia y su Vía Egnatia que unía Roma, a través de Macedonia y Tracia  con la puerta de Oriente en la milenaria Constantinopla (Estambul).

La reunión en Xanthi (Tracia) y Tesalónica (Macedonia-Grecia) el 29 y 30 del pasado junio, ha evaluado el potencial de arte de este proyecto con referencias tan señeras como las de Trajano y Adriano en la Bética, pasando por los arcos de Bará y Cabanes, los espectaculares puentes de Córdoba y Martorell o los no menos espectaculares acueductos de Tarragona y el Pond du Gard, hasta la patria de Filipo y Alejandro Magno o de los no menos ilustres Democrito (Abdera) y Aristóteles (Stageria) y ha puesto en marcha el portal al que se irán sumando, sucesivamente, todas las vías del Imperio: www.viaeromanae.com

La participación española en el programa se ha caracterizado por cuatro acciones: la primera la localización y conversión de algunos tramos en senderos culturales y turísticos en Cataluña y la Comunidad Valenciana, casando la historia con el medio-ambiente; la segunda, la propuesta andaluza de exposición itinerante y la red de centros de interpretación de las rutas; la tercera, la propuesta del Consejo Mediterráneo de la Cultura y del Programa Mediterráneo de la UNESCO en La Valldigna, (véase Descubrir el Arte 16 pag 128) para que la recuperación de las Vías Romanas del Medietarraneo se extiendan a los países del Sur que no son hoy Europa, pero sí fueron romanos, cerrando un anillo completo en pie de igualdad cultural. La cuarta, por último, impulsada por la Generalitat Valenciana que es  pionera del Proyecto, la movilización de nuevos agentes públicos y privados en la recuperación y difusión del patrimonio para reconducir la iniciativa al máximo rigor  científico en el tratamiento de la historia, a salvo de excesos “parquitemáticos” (como la delirante propuesta empresarial de construir junto a la venerable ruina de Ampurias una reproducción a escala de las propias ruinas para la explotación comercial a base de actividades que, con ejemplaridad, ha prohibido la Generalitat de Catalunya). La valiosa edición del primer volumen del CSIC sobre las Tabulae Imperii, la divulgación en gran formato de la hoja de Hispania llevada a cabo por Periodistas del Mediterraneo/Avadolci y la preparación ahora de un estudio y divulgación de los Vasos Apolinares o de Vicarello, son tres ejemplos de este afán de rigor con las verdaderas fuentes.  Y es, visto de cerca,  un asunto apasionante.

            ¿Se ha preguntado alguna vez por qué al visitar Roma nos ponemos de espaldas y lanzamos una moneda a la Fontana de Trevi?  Cuando internet no existía (ni por supuesto Autoroute, Atlas Encarta y tuttiquanti) hacer el programa de un viaje a Roma era muy complejo y arriesgado (lo de que todos los caminos llevan a Roma costó varios siglos de aprender) y lo mas razonable era ponerse en manos de los Dioses (en particular de Apolo que vigilaba la salud de los viajeros). Terminada la gestión que hubiera motivado el viaje y al empezar el regreso, era de gente bien nacida arrojar una dádiva en el Templo de Apolo (de ahí Apolinares) junto al lago Bracciano. Algunos hispanos ingeniosos y ricos (cabe imaginar a un Seneca o un Marcial en ese papel) tuvieron la idea de encargar un vaso de plata en que, a cuatro caras, se grabaron las partes del viaje con 26 jornadas cada una y la distancia específica en millas romanas, desde la anterior. Era un exacto “kilométrico”  en realidad “millamétrico”, con las 104 jornadas del trayecto que servía para llegar y que, al regreso, se lanzaba como ofrenda al dios Apolo.

El santuario, como tantas otras huellas del pasado, fue borrado por la invasión de los bárbaros en la caída del Imperio de Occidente, y en 1852 cuando el papa Gregorio XIII dió esa heradad al Colegio Germánico de los Jesuitas, al desenlodar el charco para reaprovechar las aguas medicinales ácido-salinas que brotan a 45 grados, el padre Giuseppe Marchi S.J. encontró una gran cantidad de objetos, hasta 2.000 libras en plata, la mayor parte moneda, y, entre ellas, los inesperados vasos cilíndricos de plata que parecen imitar en pequeño (10 a 14 centímetros de alto) la columna miliaria aurífera del Foro Romano.

Todas las estaciones del trayecto,  modestas o ilustres, aparecen en los vasos: Gades, Hispalis, Carmona, Cordubam, Castulo, Saetabis, Valentia, Saguntum, Dertosa, Tarraconem, Arragonem (Sabadell), Gerunda,  Narbonem, Nemausum (Nimes), Arelata (Arles), Ticinum, Florentiam (Florencia), Parmam, Bononiam (Bolonia), Roma.  Son como las cuentas de un collar que Europa, a través de su programa INTERREG, quiere ensartar (también via internet)  tejiendo,  con la fuerza de las regiones, el cañamazo solidario de la Unión.

José Manuel Gironés
info@union-web.com

Internet es la Vía

La página  oficial del proyecto Vias Romanas del Mediterráneo,

 (con los tres dominios, net, org y com) es: www.viaeromanae.com Cada vía  puede localizarse desde la página central, aunque suelen tener página propia en su país.

La página de Hispania en la Tabula Peutingeriana puede verse en: www.avadolci.org/mapa3.html (y puede solicitarse en formato poster a Periodistas del Mediterráneoen: info@union-web.com)

Los Vasos Apolinares los hemos puesto en: www.union-web.com/CVviaugusta.html

Periodistas del Mediterráneo y la red “Alba de Europa” se encuentra en:

http://www.union-web.com/redmed

El mejor estudio sobre el tema es el proyecto de CSIC “Tabuale Imperii” pero, que sepamos no está volcada en internet, si editado el libro y mapa de la parte de Cataluña